Holanda – España, una redención de valor

En la cabeza de los jugadores de Del Bosque aún resuena el 1-5 del Mundial de Brasil

Verano de 2014. Termina el partido entre España y Holanda y Arjen Robben se marcha hacia Iker Casillas, al que abraza y toca la cabeza en un gesto cariñoso. Su excompañero en el Real Madrid acaba de completar un partido desastroso y el combinado español, más allá del desastre para el que por entonces era vigente campeón del mundo, se había pegado un tiro en el pie.

Así volvería a ser con Chile y más que un disparo una ráfaga terminó siendo el motivo de destrucción de la selección que durante tanto tiempo había encandilado al mundo. Ahora España juega un amistoso con un sabor bien distinto a los que no hace tanto jugaban Del Bosque y sus pupilos, que eran recibidos por su condición de campeón con el cuchillo entre los dientes.

Holanda no fue campeón en 2010 y tampoco en Brasil. El maleficio de los tulipanes continúa y sólo les puede servir para redimirse el gozo de que un país tan pequeño haya disfrutado y siga haciéndolo con jugadores de talla mundial.

Sin embargo, este amistoso, enclavado en fechas en las que se están decidiendo las competiciones y copas domésticas y europeas, tiene aún más importancia para España, que ha generado muchas dudas lógicas en las últimas semanas.

Con un grueso de jugadores que ha abandonado ya la selección por decisión propia o del cuerpo técnico, el relevo aún se encuentra a medio hacer y España no es aquella que asusta y encandiló al mundo.

Quizá si Ucrania hubiera puntuado el viernes en Sevilla los prismáticos enfocarían con mucha más intensidad para dudar de una selección que, al contrario que hace cuatro años, tiene mucho más que demostrar que de dejarse llevar por el propio éxito.

Las lógicas dudas en prácticamente todas las posiciones del campo, sólo se dan un respiro cuando al recitar la alineación los locutores cantan de corrido el binomio Iniesta-Isco. Dos jugadores diferentes pero mágicos que por edad y relevancia en sus clubes están llamados a hilvanar los hilos de la nueva España. Iniesta por veteranía debe tomar el relevo y ser el impulso y el jugador de Arroyo de la Miel, por su parte, ha de ser el origen del cambio. Ambos están llamados.

Vicente del Bosque dará oportunidades a los que no jugaron ante Ucrania. De Gea ocupará la portería y España buscará convertir su amistoso en una rendición de valor. No se puede permitir otro escenario porque la sombra de duda está ahí y amenaza con no marcharse incluso si se acaba logrando con solvencia el pase a la Eurocopa de 2016.

Artículos Relacionados

Liga BBVA España: Campeon de liga 2015/2016

Quien esperaba a estas alturas que Barcelona no tuviese matematicamente el titulo de liga en sus manos, pues la racha de un empate y tres derrotas seguidas ha dado vida a este campeonato y Barcelona junto a Atletico de Madrid dominan empatados a 60 puntos la liga, Real Madrid sigue acosando y esta a tan […]


Comentarios :

Deja un comentario!

Añade aqui tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. También puedes suscribirte a estos comentarios via RSS.

Se amable, limpio, mantente en la temática del Artículo y no hagas Spam.